Zorros y erizos

10Jun17

 

Estoy leyendo un libro bastante gordo de economía: no se , no pierdo la esperanza de entender un poco de este tema… se trata del “La economía del bien común”, del francés Jean Tirole, que ganó el Nobel de Economía en 2014. Me gusta la frase que aparece en la portada, la transcribo: “¿Qué ha sido de la búsqueda del bien común? ¿En qué medida la economía puede contribuir a su realización?”.

Bueno pues leyendo como digo este libro, he encontrado una referencia a la teoría de “los zorros y los erizos” y me he apresurado a buscar que demonios era eso de lo que nunca hasta ahora había oído hablar. Pues bien, todo procede de un pequeño ensayo de Isaiah Berlin, publicado según creo allá por 1953, que clasifica a las personas en general en dos grupos: zorros y erizos.

Los zorros serían aquellos que brujulean un poco por todo sin entrar a fondo demasiado, en palabras textuales de Berlin: “persiguen muchos fines distintos, a menudo inconexos y hasta contradictorios”, con cierta tendencia a sostener “ideas centrífugas más que centrípetas”, mientras que los erizos serían aquellos que “lo relacionan todo con una única visión central”, fieles a “un principio universal y organizador que por si solo da significado a cuanto son y dicen”. Dicho con otras palabras: los zorros irían a por todas y los erizos tendrían una especie de idea única pero clara. Supongo que esto viene de como se comportan ambos animalejos en la naturaleza: el zorro husmea va de aquí para allá, caza y hasta diríamos que se lo pasa bien, mientras que el erizo está tranquilito, comiendo sin molestar a nadie, y solo cuando es agredido se hace una bola y gracias a sus pinchos se salva del ataque… no se por qué pero observo un cierto maniqueísmo como el de la cigarra y la hormiga..

Luego Berlin se pasa el resto del ensayo asignando papeles de erizo o de zorro a determinados personajes históricos, haciendo particular hincapié en el caso de Tolstoi (esta parte del ensayo me interesa bastante menos).

Yo creo que todos deberíamos esforzarnos por desarrollar ambas familias de virtudes, porque tan necesaria es la curiosidad por todo lo que se nos ponga a tiro, como la capacidad de trabajo para profundizar en los temas… lo dicho que lo mejor sería ser un “erizorro” o un “zorrerizo”.

Anuncios

 

El pasado 30 de mayo estuve en la presentación del libro “El lado oscuro de la tierra” de Félix Ballesteros Rivas, que se celebró en la Biblioteca Miguel de Cervantes de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Félix, al que conozco desde hace tiempo y es un buen amigo, ha escrito y publicado ya varios libros. Por citar sólo algunos: una trilogía sobre delitos informáticos, cuya primera entrega ya comenté hace algún tiempo, “El hijo del hombre” por el que recibió el Premio Andrómeda, (también comentado en otro post) y “Grandes desastres tecnológicos”, que es una revisión exhaustiva del por qué de algunas tragedias como pudo ser Chernóbil (escrito este en colaboración con Koldovica Gotxone).

Félix sabe mucho de ciencia ficción, aunque según me dijo el mismo, éste que comento hoy, no es ciencia ficción, sino un libro sobre un futuro hipotético.

El argumento inicial es que una llamarada solar particularmente intensa alcanza la tierra y como consecuencia falla la electricidad en todo el mundo. A partir de ahí, varias tramas paralelas nos van mostrando como se comportan los personajes ante las sucesivas desgracias que se abaten sobre nuestra civilización… sin electricidad deja de funcionar prácticamente todo… De hecho en la portada podemos leer la siguiente frase: “Nadie parecía ser consciente de que faltaba menos de media hora para el fin del mundo”.

Yo creo que “El lado oscuro…” es un libro sobre la condición humana: sobre lo que seríamos capaces de hacer los seres humanos, puestos en una situación límite.

Por último, decir que no es fácil acabar una novela (o una película), a veces tenemos la sensación que el escritor no sabe donde dejarlo… en este caso el final es bastante redondo, con un puntillo de sorpresa y un dejarte algo a la imaginación.


 

Hace tiempo leí un libro titulado “Sociedades comparadas” de Jared Diamond. En la portada reza “Un pequeño libro sobre grandes temas” y es cierto tiene apenas siete capítulos dedicados cada uno de ellos a un tema de importancia, al menos en mi opinión. He releído el primero que se titula “Por qué unos países son ricos y otros pobres: el papel de la geografía”.

Es curioso porque siempre que se habla de estos temas el enteradillo de turno afirma con total aplomo que los países pobres son pobres porque los países ricos los han esquilmado. Y aunque esto es cierto, quiero decir lo del expolio, que los europeos hemos ido arrasando (no lo niego), creo que esta no es la explicación.

En primer lugar la riqueza no es un juego de suma cero: esto quiere decir que no necesariamente si yo tengo comida y un hogar donde refugiarme del frío, necesariamente otro ser humano tenga que pasar hambre y dormir a la intemperie. Si es cierto, sin duda, que si un político se corrompe y mete la mano en la caja, ese dinero no irá a hacer carreteras o escuelas, pero no es el caso de lo que trato de explicar. Seguramente, y así lo afirman algunos entendidos, hay recursos para que todos podamos vivir dignamente, lo que falla es no ya el reparto (que también), sino más bien el acceso a las oportunidades y sobre todo a la educación.

Bueno pues Jared Diamond nos razona en este libro que la causa, o una de las causas fundamentales es la situación geográfica: los países ricos siempre están situados en las zonas templadas del globo. Parecería que en los trópicos, y más aún en el ecuador, el clima  debería favorecer una agricultura rica con posibilidad de más de una cosecha al año. Pero esto se demuestra que no es así, al contrario en estas latitudes los suelos suelen ser más pobres (menos profundos) que en las zonas templadas del globo. Y esto lo atribuye Diamond al hecho de que éstas sufrieron repetidas glaciaciones que configuraron terrenos profundos y ricos (el autor cita el valle del Po como ejemplo, aunque evidentemente hay muchos otros).

El libro parece el fruto de una tesis o un estudio universitario, pero esto no le resta atractivo en absoluto… seguiremos informando.


 

He leído “El Gen. Una historia personal” de Siddhartha Mukherjee. Mukherjee vive y trabaja en Nueva York: es oncólogo y profesor universitario. Después de ganar un Pulitzer en 2011 por “El emperador de todos los males”, ahora nos introduce en el mundo de la genética, pasando revista a todos los avatares históricos de esta disciplina, desde los comienzos hasta la actualidad.

El libro tiene como subtítulo “Una historia personal” y es que el autor utiliza como hilo conductor la propia historia de su familia, con varios casos de enfermedades metales. Supongo que con esto pretende hacer mas digerible un tema arduo como lo es la genética, dandole un toque más humano. En mi opinión, este aspecto personal es lo menos interesante del libro: no hace demasiada falta y si te va a resultar dura la lectura, creo la descripción de los males de sus parientes no va a mejorar tu percepción.

Por dar alguna pincelada de lo que más me ha llamado la atención: en primer lugar el siempre desconocido y relegado Mendel. Creo que es necesario reivindicar al pobre fraile con sus guisantes (verdes lisos o amarillos rugosos… o ¿era al revés?). Sentó las bases de las leyes de la herencia y casi nadie se acuerda (si lo hace Mukherjee en el libro que nos ocupa).

Otra pincelada: la Conferencia de Asilomar, que ya en 1975 nos muestra como la comunidad científica es consciente de la posible peligrosidad de algunos avances y como ella misma es capaz de autorregularse.

El libro es denso y exhaustivo. Es interesante destacar que no rehuye contar los casos en que los científicos metieron la pata por aplicar ciertas terapias con resultados nefastos o temas escabrosos como el de la eugenesia.


 

El billete de banco nació en Suecia en 1661, por lo que a Europa se refiere, porque unos ochocientos años antes ya existía en China. Como la pólvora, la brújula, el papel y no se cuantas cosas más (quizás también la salsa agridulce), todo se había inventado antes en China, a veces hasta con un milenio de diferencia.

El inventor al que nos referimos en Europa se llamaba Johan Palmstruch y aún no siendo sueco (era natural de Letonia), fundó el Banco de Estocolmo, eso sí con el beneplácito del entonces reinante Carlos Gustavo X.

Lo que hizo Palmstruch fue ofrecer a la gente la suficiente confianza para que esta le entregara oro u otros metales preciosos, a cambio de un recibo que garantizaría su devolución. Así este recibo se convirtió en lo que conocemos como papel moneda (aunque esta denominación haya caído un tanto en desuso).

Pero como suele suceder en cosas de dinero, el sistema se derrumbó cuando en un momento dado el banco no pudo devolver los depósitos por falta de liquidez… me recuerda a lo que pasaba en la película de Mary Poppins con el pequeño Banks de visita en el bando de su padre. Palmstruch acabó en prisión y además inhabilitado, pero eso sí, con el honor de haber introducido el papel moneda en Occidente. Parece ser que se produjo una gran recesión debido a que se habían impreso gran cantidad de billetes sin garantía efectiva (sin haber detrás un valor real, en metales preciosos supongo).

Todo esto lo he leído en un artículo de la National Geographic de Historia (en concreto en el numero 160) y ahora viene mi reflexión personal: no se puede gastar lo que no se tiene, ni inventárselo de forma más o menos creativa. Numerosas veces en el pasado el sistema se vino a bajo por reducir la ley de las monedas, es decir poner más plata y menos oro, por ejemplo, y seguirle llamando de la misma manera (denario, por ejemplo). No se sabe como pero la gente se entera y te pide más monedas para tener la misma cantidad de oro en una transacción y esto es lo que se conoce como inflación… y, claro, a partir de ahí el lío está servido.


 

Leí hace unos meses esta pequeña novela histórica de Toti Martínez de Leza.

Cuenta el sitio y caída de Vitoria ante los castellanos, cuyo rey era entonces Alfonso VIII y como el rey Sancho VII el Fuerte de Navarra viajó a Africa para pactar y casarse.

El protagonista (el mensajero del rey) es el joven Otxoa Izurra que por dos veces en su vida es portador de un mensaje del rey Sancho el Fuerte. La primera autorizando la rendición de los sitiados en Vitoria y la segunda, muchos años después, con la petición del emir de que no se sumase a las fuerzas del castellano para combatirle. Suponemos que esta petición fue desoída porque en 1212 la suma de las fuerzas cristianas vencieron a los musulmanes en las Navas de Tolosa.

El libro acaba con un capítulo, que es muy de agradecer en una novela histórica, en que la autora se molesta en indicarnos que es real y que ficticio en la novela. Ficticios son los personajes como la tía del rey de Navarra, doña Elvira, el propio Otxoa o el monje del monasterio de Leire, conocedor de remedios medicinales y poseedor del Libro de la Sabiduría, aunque como la propia autora señala, muy bien podrían haber sido reales.

Fácil de leer , ameno y bien documentado.


 

Leo en “El cuento del antepasado”, libro que ya comenté en otro post,  que según una fábula de Esopo, el conejo corre más que el zorro porque el conejo se juega la vida y el zorro solo se juega la cena.

Se trata de algo parecido a eso que cuentan en casi todos los cursos de management sobre el hecho de que en un plato de huevos fritos con chorizo, la gallina “solo participa” y el cerdo “se implica”… o algo así. La cosa es que en estos cursos creo que pretenden que nos identifiquemos más con el cerdo que con la gallina, por el bien de la empresa se entiende. Yo pienso que la postura de la gallina tampoco es que merezca nuestra crítica: da lo que tiene y, como dice el refrán, no debería estar obligada a más.

Siguiendo con lo del zorro y el conejo, el asunto me merece cierta reflexión: ¿corremos siempre detrás de algo, señuelo, premio, promesa, idealización de la realidad, enmascaramiento de la misma,…? Personalmente pienso que todos hacemos las cosas por algo, o dicho de una forma menos políticamente correcta, a cambio de algo… aunque ese algo sea simplemente nuestra propia satisfacción.

Me viene esto a la mente porque hace algún tiempo un amigo me comentaba la teoría del 100/0, que sería dar el cien por cien esperando el cero por ciento. ¿Hay alguien que realmente haga esto?, porque hasta la madre Teresa de Calcuta esperaba al menos la vida eterna.

Yo, en contra de la opinión de mi amigo, creo que las relaciones tienen que ser bidireccionales: la planta me obsequía con la belleza o la fragancia de su flor, pero si a cambio no le echo un poco de agua, va y se muere, la muy desconsiderada.



Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: