La sencillez de lo bueno o la bondad de lo sencillo

09Ago14

 

Alfabeto griego mayúsculas

Tengo la suerte de poseer una Historia de la Humanidad, editada por Planeta hace unos años y que tengo el vicio de ojear y hojear de vez en cuando. Se trata de una obra auspiciada por la Unesco y que trata de abarcar no solo la visión tradicional de occidente a la hora de aproximarse a la historia. De esto probablemente habría mucho de lo que hablar porque, si bien es cierto que tradicionalmente se ha obviado la difusión de las culturas no europeas, haya sido por desidia o por desconocimiento, también es verdad que hay cosas que no son equiparables. Soy consciente que es este un tema polémico y que puede herir muchas sensibilidades… pero también hiere mi sensibilidad que haya que excusarse y pedir perdón por haber hecho algunas cosas bien en lo que hoy se conoce como occidente.

Bien pues volviendo al tema: leo en dicho texto que “al introducir las vocales en el alfabeto semítico, los griegos establecieron las nuevas condiciones del pensamiento abstracto y universal”. Todos estudiamos, allá por la primaria, que los fenicios nos legaron, entre otras muchas cosas, el alfabeto. Pero parece ser que el mérito de introducir las vocales en el mismo es atribuible a los griegos.

No voy a hacer aquí reflexiones de tipo filológico, sería una osadía por mi parte… pero no me resisto a escribir alguna cosa sobre ello: nos parece tan obvio el mecanismo de conectar consonantes con vocales para obtener sílabas que, a su vez conectadas con otras sílabas, expresen conceptos, que se nos figura que no es para tanto como avance de la humanidad.

Normalmente las cosas sencillas son las que han requerido un mayor esfuerzo para su construcción. Cuando oímos a un pianista que toca como “si no le costara nada”, justamente ahí es donde probablemente mas trabajo hay. Cuando alguien traza dibujos con pasmosa facilidad, habrá quien piense que es una ciencia infusa… pero no es así: ese dibujante, sin restarle méritos innatos, habrá dedicado muchas horas a “rellenar papeles” haciendo bocetos y garabatos. O cuando una pieza mecánica une su funcionalidad a su sencillez, ahí también hay mucho trabajo de diseño.

Bien, pues sigo leyendo en el mencionado texto, refiriéndose a la posibilidad de dejar por escrito los pensamientos, consecuencia ésta de la invención de la escritura: “A partir de entonces, el mundo de las ideas dejó de estar reservado a los dioses y estuvo al alcance de los hombres”… me parece una frase tan redonda que debería ser el punto final de este post.



No Responses Yet to “La sencillez de lo bueno o la bondad de lo sencillo”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: