La dote de una infanta

30Oct12

“Todo lo agotan: cuesta un sombrerillo lo que antes un Estado, y se consume en un festín la dote de una Infanta”… esto lo dijo, o mejor lo escribió, Jovellanos hace casi doscientos años.

Hay que ver lo poco que ha cambiado el mundo en un par de siglos.

Me parece que nuestra época (al menos en el primer mundo en el que, de momento y no porque me vaya a mudar, sigo viviendo) se requiere una reflexión seria y responsable sobre la austeridad.

No quiero meterme en jardines… ya lo dijo Franco a uno de sus adláteres: “haga como yo: no se meta en política”. Pero es que no hay más remedio que decir que no puede ser que un concejal de un pequeño pueblo, que si lo tuviera que pagar de su bolsillo comería lentejas todos los días, vaya a los mejores restaurantes y pague con la Visa Oro a cuenta del erario público. Me imagino que ahora estas cosas ya no se hacen tanto, pero hace unos años el dinero corría a raudales, y encima alguno tenía el morro de hablar de “la dignidad del cargo”.

Tampoco es lo de que los diputados no cobren… alguna lumbrera lo ha propuesto. Pero es que entre lo uno y lo otro hay un trecho.

Sentido común por favor… pero ya lo decía un tío mío: “el sentido común es el menos común de los sentidos”.

Ah!!… y lo de la dote de la infanta, va sin segundas.



No Responses Yet to “La dote de una infanta”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: