Tampoco cuesta tanto

08Oct12

20121007-232122.jpg
Hace dos o tres semanas volvía de viaje y paramos a comer en carretera cerca de Trujillo, en Extremadura. Hasta aquí nada raro, pero es que me llamó poderosa y agradablemente la atención, el hecho de como en un pequeño restaurante de carretera (menú del día por debajo de 10 €), te ponen las cosas con gusto y elegancia.
No me suelen gustar los restaurantes demasiado sofisticados en los que la atención de los camareros roza el servilismo, pero me encanta que se cuiden los detalles… en la mesa y en otras situaciones.
Y no es cuestión, las más de las veces, de dinero, sino de imaginación, inquietud, creatividad y cosas así.
Me lleva esta reflexión a pensar, en estas horas de tribulación y crisis, si a falta de dinero no deberíamos, como sociedad, recurrir a esos valores para salir del agujero.
Me consta que hay muchos que lo están haciendo: ahora los llamamos emprendedores…. es que lo de “empresarios” sonaba a señor malo con puro, chistera y barriga. Bien por ellos!!!… los llamemos como los llamemos.



No Responses Yet to “Tampoco cuesta tanto”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: