La montaña mágica

31Mar12

 

He leído “La montaña mágica” de Thomas Mann y tengo que decir que me ha producido un sentimiento ambivalente: por un lado está bien escrito y consigue retratar muy bien el ambiente de un hospital para tuberculosos en los Alpes suizos a principios del siglo XX. Los caracteres están muy bien retratados y el autor te los va descubriendo, los va perfilando, con el transcurso de la propia narración.

Sin embargo me da la sensación, y quizás solo es una apreciación muy personal, que no hacían falta 1144 páginas para contar lo que cuenta. Según he leído (creo que en wikipedia) el autor comenzó el relato pensando en hacer una novela corta… pero se ve que se fue animando…

No es mi propósito aquí hacer una crítica literaria, ni siquiera un comentario de texto (de los que nunca logré saber que había que poner para que mi profesora de literatura dijera que estaba bien). Más bien lo que deseo transmitir en estos comentarios es lo que me ha sugerido a mí la lectura del libro… sobre que cosas me ha hecho reflexionar y que he aprendido. Y en este caso mi reflexión ha ido por los sentimientos de alguien que poco a poco va descubriendo su situación de enfermo (probablemente incurable) y como este asumir su realidad lo va conformando y, en cierta medida, cambiando. Es una reflexión sobre como se valora la vida y la muerte cuando no se tiene muy claro lo que la propia vida tiene previsto para uno (bueno, en realidad, nadie estamos libres de este grado de indeterminación).

En algunos pasajes el autor nos introduce en situaciones casi angustiosas como cuando el protagonista (Hans Castorp) se pierde esquiando en medio de una ventisca. Sin embargo, después de regodearse en el tema con cientos de párrafos, luego cierra el asunto de una forma brusca y te deja como diciendo: vale ¿y qué?… Las disquisiciones entre dos de los personajes (Settembrini y Naphta) están bien, aunque a veces me han parecido ciertamente rebuscadas en exceso y la relación de Castorp con su primo (también enfermo) está muy bien elaborada.

Dicho todo esto y reconociendo que el libro es una obra cumbre de la literatura del siglo XX, no se si se lo recomendaría a alguien que tuviera poco tiempo y que no fuera a tomarlo simplemente como una forma de entretener el aburrimiento en un balneario.

Por cierto: una cosa que no me ha gustado demasiado es que el autor nombra tres o cuatro veces a España y siempre es para resaltar nuestra tristemente extendida leyenda negra… por favor: en España hay algo más que la Inquisición y los cuadros tenebrosos de señores con golilla… ¿o no?

 



No Responses Yet to “La montaña mágica”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: