Intuición y estadística

27Oct11

“La intuición no es infalible. En el juego, la intuición es notoriamente engañosa. Si en la ruleta sale el rojo ocho veces seguidas, la intuición sugiere firmemente que en la próxima jugada saldrá el negro. Sin embargo, las posibilidades son exactamente las mismas. La mesa no tiene memoria”. Esta cita es de Edward de Bono, famoso por haber introducido conceptos como el “pensamiento lateral” que desarrollan la creatividad de las personas.

Hay que reconocer que muchas afirmaciones de la estadística desafían nuestro sentido común. ¿Por qué nadie compra el numero 00001 de la lotería nacional?… porque da la impresión que no va a tocar nunca un número “tan singular”… y no nos damos cuenta que tan singular es el “1”como el “57.214”. Si pensamos en los números serigrafiados en una bolita y la bolita metida junto con otras 74.999 bolitas en el bombo, tal y como se hacía en la lotería tradicional (y se sigue haciendo en el sorteo de Navidad), cuesta menos admitir que todas tienen la misma posibilidad de salir. Pero si pensamos en cinco bombos cada uno con diez bolitas, parece que es más difícil hacerse a la idea de que salgan cuatro ceros de forma consecutiva y finalmente el uno. Pero es lo mismo, porque cada bombo no sabe nada de lo que ha ocurrido con el anterior.

Toda esta disquisición viene a cuento para cargarme de razón en lo que con frecuencia me subleva: nos creemos nuestras propias intuiciones, sin una sombra de pensamiento crítico, para tomar decisiones que no están avaladas por la racionalidad.

Sin embargo, creo que la intuición es muy importante en otros campos del pensamiento, como bien nos describe Edward de Bono en sus libros. Lo que si es muy necesario, es ser conscientes de que se trata de una intuición. Podemos dejarnos llevar por ella, fiarnos de nuestro sexto sentido, pero hay que colocar las cosas en su sitio: se trata de una corazonada no de una verdad científica.

Para acabar recurro a una cita más de Edward de Bono: “Se puede tratar a la intuición como se trata a un consejero. Si el consejero fue confiable en el pasado, es probable que prestemos más atención al consejo que nos da. Si la intuición ha sido correcta en muchas ocasiones, podemos estar más dispuestos a escucharla”.

En definitiva: atender a nuestros “pálpitos” pero sin obviar la “cabeza”.



No Responses Yet to “Intuición y estadística”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: