Cucarachas y rigor científico

13Sep11

Leo en “El arte de soplar las brasas” el siguiente cuentecillo. Es un poco largo, pero merece la pena, creo…y me perdonen los ecologistas y mentes sensibles (yo no he inventado la historia):

Se trataba de un científico que entrenaba cucarachas para salto de longitud. Después de haberles enseñado y queriendo dejar testimonio de sus investigaciones, puso a una de ellas en el extremo de una pista pequeña de unos10 cm de largo. A la orden de: “salta”, el noble insecto pega el salto y el científico verifica con filmaciones, fotos y notas que autentican sus hipótesis (el mito dice que hasta grabó el sonido del jadeo por el esfuerzo). En ese primer intento, anotó que la cucaracha saltó 3 cm. Acto seguido, y sin miramientos, le arrancó dos patitas, la puso en la línea de salida y dio la orden de saltar. El científico, con gran seriedad, registra nuevamente todo para respaldar sus tesis: “cucaracha con 4 patas: salta 2 cm”. Animado, repite el experimento cortándole otras dos patas y anota en su cuaderno de laboratorio: “cucaracha con dos patas: salta 1 cm”. Finalmente y con enorme frialdad, la deja sin patas y nuevamente le ordena saltar, pero la cucaracha no responde. “Salta”, dicen que le repitió una y otra vez, y siempre con el mismo resultado: la cucaracha, obviamente, no se movía. Al fin, el científico anota: “cucaracha sin patas: queda sorda”.

Podemos hacer ahora unos minutos de mofa y befa sobre los científicos más o menos chiflados, pero donde yo quiero ir es a la siguiente reflexión: ¿Cuántas veces atribuimos ciertos efectos a supuestas causas que no tienen nada que ver con los mismos?

Cuando me documenté para mi post sobre Alan Turing encontré una frase de él mismo que, con cierta amargura y con la brillantez propia del personaje, reflexionaba sobre la falta de credibilidad que daban a sus trabajos sus colegas. Para entenderla hay que saber que Turing era homosexual. La frase, que en realidad toma la forma de silogismo (falso claro) es la siguiente:

  • Turing cree que las máquinas piensan
  • Turing yace con hombres
  • Luego las máquinas no piensan

Podemos cuestionar si las máquinas piensan o no, pero no se puede cuestionar que el razonamiento anterior es una falacia. Falacia expresada sarcásticamente por el propio Turing, pero ilustrativa del modo de pensar de algunos.

Seamos críticos y sanamente escépticos. Amén.



One Response to “Cucarachas y rigor científico”

  1. 1 Tu compa

    Muy bueno y atrevido tu comentario para ser “martes y trece”.
    ¿entiendes el juego de palabras?
    ( ¡ en caso contrario lease de nueo el post !)
    Felicidades.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: