Alan Turing

22Ago11

 

Alan Turing es un personaje que ha despertado siempre mi curiosidad. Oí hablar de él por primera vez hacia 1980, cuando yo cursaba “Fundamentos de los ordenadores” en la Politécnica de Madrid. Aunque ahora parezca mentira, por aquella época, aunque aún no había pc’s (empezaron a comercializarse poco después, al menos en España), sí se sabían bastantes cosas de los fundamentos de la técnica computacional, lo que ocurre es que no había tecnología desarrollada que estuviera a la altura de la teoría. Pasa un poco como con Leonardo Da Vinci y sus desarrollos para el vuelo, que ideó con unos siglos de anticipación… bueno, no se si esos preciosos dibujos de “ingenios alados” realmente habrían podido elevarse del suelo, caso de haberse llegado a construir.

Por aquel entonces oí hablar por primera vez de la máquina de Turing, con su cinta infinita y su capacidad para dar curso a cualquier tipo de algoritmo. Esto me hace pensar que, por analogía, cualquier problema de la vida real (mi mitad coach entra en juego), suficientemente desmenuzado puede ser resuelto… Bueno, hay problemas que no tienen solución y lo que puede ser demostrado es que tal solución no existe (mi mitad técnica entra en juego y se pelea/contradice con la mitad mencionada anteriormente).

Vuelvo a Turing: hace unos meses vi un documental sobre la máquina Enigma. Empleada por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial para codificar sus mensajes, fue descifrada por un equipo de criptógrafos entre los que cabe destacar a Alan Turing. Así es que la victoria aliada le debe a Turing probablemente mucho más de lo que suele poner en los libros de historia (que se fijan más en los generales y en la estrategia bélica).

Por otro lado, si vamos a la Wikipedia o a cualquier otra fuente, lo que indefectiblemente aparece en relación a Turing, es como su homosexualidad le llevó a ser procesado (entonces este asunto se consideraba delito en el Reino Unido) y al suicidio (esto último no está probado, pero es más que probable). Creo que hace relativamente poco se le ha rehabilitado públicamente, pero dudo que la disculpa oficial esté en consonancia con lo que la ciencia y el propio Turing perdieron.

 



One Response to “Alan Turing”


  1. 1 Cucarachas y rigor científico « El Blog de Paloma Sabio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: