Eficiencia: ¿vale todo?

04May11

Brujuleando he encontrado una anécdota que recoge Javier Prades en uno de sus libros. No se si es verídica, pero me parece un hallazgo digno de consideración, así es que la voy a trascribir completa:

“A un director general de una empresa le habían invitado para asistir a un concierto en el que se interpretaba la Sinfonía n.8 Inacabada, de Schubert. Como no pudo ir, regaló la entrada al jefe de personal. Al día siguiente le preguntó si le había gustado el concierto y el jefe de personal le respondió: a mediodía tendrá mi informe sobre su mesa. Cuando el director general recibió el informe, que no había solicitado, leyó con sorpresa su contenido, dividido en cinco puntos: 1º) durante considerables períodos de tiempo los cuatro oboes no hicieron nada, debería reducirse su número y distribuir su trabajo entre el resto de la orquesta, eliminando con ellos picos de empleo; 2º) los doce violines tocan la misma nota, por lo que la plantilla de los violinistas debería reducirse drásticamente; 3º) no sirve para nada que los instrumentos de viento repitan sonidos que han sido ya interpretados por las cuerdas; 4º) si tales pasos redundantes se eliminasen, el concierto podría reducirse a un cuarto; 5º) si Schubert hubiese tenido en cuenta estas indicaciones, habría terminado la sinfonía.”

Creo que merecería la pena una reflexión por parte de algunos departamentos de recursos humanos que “optimizan al prójimo” de forma contundente y amparándose exclusivamente en criterios de eficiencia o eficacia… de doce violines podemos pasar a once y de once a diez y a lo mejor no se nota mucho… pero cuando vamos por tres violines ya no se les oye igual…

No estoy abogando por las costumbres funcionariales (pido excusas por esta frase a los funcionarios honestos, que los hay y muchos), pero no se puede ir siempre con un criterio exclusivamente monetarista y querer obtener los mismos resultados con la mitad de recursos (esto no es monetarista: es estúpido).

Y por último: si uno de los violines se escaquea y no toca… pues sí: con ese contundencia, que además está perjudicando a los demás.



One Response to “Eficiencia: ¿vale todo?”

  1. 1 Tu compa

    Un jefe de personal bastante “ineficiente. Empleó demasiado tiempo en la elaboración del informe, puesto que no lo tuvo hasta mediodia. El dtor. general debería haberlo tenido encima de la mesa cuando llegó por la mañana……

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: